El calentamiento no es una pérdida de tiempo. Es un período de tiempo durante el cual el atleta prepara su cuerpo y su mente para el esfuerzo que vendrá. Unos pocos minutos son suficientes para que el cuerpo produzca adrenalina, que es responsable del aumento de la frecuencia cardíaca y de la dilatación de los vasos capilares. Esto hace que la temperatura del cuerpo aumente y los músculos se vuelven más elásticos. Esto reduce el riesgo de lesiones. El calentamiento no es sólo para el cuerpo. Antes de una competición, los mejores atletas se tranquilizan realizando siempre los mismos movimientos. Por lo tanto, el calentamiento también tiene un efecto psicológico.